¿Qué es la anovulación y cómo afecta a la fertilidad?

20 de enero de 2022
·
Juan Carlos García Torón

Definición de anovulación

La anovulación es uno de los problemas más frecuentes con los que se enfrentan los ginecólogos en su práctica diaria. Se trata de una causa importante de problemas reproductivos.

La ovulación es el proceso por el cual el óvulo maduro se libera a la trompa para poder ser fecundado por el espermatozoide. Este proceso ocurre en torno al día 14 del ciclo menstrual y es consecuencia de la acción sobre el ovario de unas hormonas que se producen en la hipófisis y se llaman hormona estimulante de los folículos (FSH) y hormona luteinizante (LH). El óvulo crece dentro de un pequeño quiste denominado folículo por acción de la FSH y la ovulación supone la rotura de ese folículo para su liberación en la trompa, por la acción de la LH.

Cuando el ovario pierde esta capacidad de liberar un ovulo maduro, se produce lo que llamamos un ciclo menstrual anovulatorio. Si este proceso se repite en el tiempo, se denomina anovulación crónica, y es una causa común de esterilidad. La anovulación puede acompañarse, o no, de ausencia o retraso de la menstruación (amenorrea). En otras ocasiones los ciclos menstruales son irregulares.

La anovulación puede afectar al proceso reproductivo de diferentes maneras, pero si no existe ovulación, no va a ser posible alcanzar el embarazo.

¿Cuáles son sus causas?

Este trastorno ovulatorio puede tener origen en diferentes causas.

En algunos casos la anovulación tiene origen en la falta de segregación de las hormonas FSH y LH en la hipófisis. El origen de este trastorno también puede ser variado y existen condiciones en las que la hipófisis no recibe estímulo desde el hipotálamo que pueden llevar a problemas de anovulación. Es el caso de:

  • La práctica de ejercicio excesiva
  • Las fluctuaciones importantes del peso corporal como en casos de anorexia nerviosa y/o bulimia
  • La insuficiencia renal
  • Patologías hepáticas

Todas estas circunstancias pueden ocasionar alteraciones de la ovulación.

En otras ocasiones la LH y la FSH se producen de manera descoordinada o desproporcionada, dando lugar a la anovulación. El SOP es el responsable de casi el 80% de la esterilidad por anovulación. Otras patologías de este grupo son los trastornos del tiroides, tanto en casos de hipotiroidismo como hipertiroidismo, y los aumentos de la prolactina, que pueden ser responsables de la anovulación.

Finalmente, un pequeño porcentaje de los trastornos en la ovulación son provocados por un fallo ovárico, en el que, aunque hay estimulación por parte de la hipófisis, no hay óvulos o quedan muy pocos. Si las mujeres son menores de 40 años, se denomina fallo ovárico prematuro. Aunque en la mayoría de las veces no existe una causa clara, estas pacientes pueden presentar una alteración genética que provoca una disminución acelerada de los folículos.

Anovulación y tratamiento

Es posible determinar si existe anovulación realizando estudios hormonales que nos pueden confirmar la ausencia de ovulación y, en ocasiones, nos orientan en el diagnóstico de la causa. A nivel práctico existen test de ovulación que se pueden adquirir en farmacias y que van a determinar con bastante certeza si se ha producido ovulación o no en ese ciclo. La realización de ecografía también nos puede ayudar en el diagnóstico de la anovulación.

El tratamiento de la anovulación dependerá de la causa que lo origine. En ocasiones, al corregir la causa original (hipotiroidismo, hiperprolactinemia, trastornos de la alimentación, ejercicio) puede dar solución al problema de esterilidad. En otras, necesitaremos inducción farmacológica de la ovulación y realizar tratamientos con coitos dirigidos, inseminaciones artificiales o incluso FIV/ICSI. Sin embargo, en el fallo ovárico, las pacientes suelen requerir donación de óvulos.

Primera visita de fertilidad gratuita

Solicita de manera gratuita la primera visita en tu centro más cercano

No hay comentarios

AÑADIR COMENTARIO