Unidad de Endometriosis

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis es una enfermedad producida por la presencia de tejido endometrial fuera del útero. La padece entre un 5 y 10% de la población femenina, aunque en muchas ocasiones no ha sido diagnosticada.

El principal síntoma de la endometriosis es el dolor con la regla, aunque en algunos casos el dolor se puede prolongar a lo largo del ciclo. También puede manifestarse con dolor con las relaciones o incluso problemas intestinales y urinarios si se afecta el recto o la vejiga de la orina en casos más severos.

Una de las grandes preocupaciones de las pacientes que padecen endometriosis es su asociación con la infertilidad: del 30% al 50% de las afectadas de endometriosis tendrán problemas de esterilidad y entre un 35% y un 50% de las mujeres infértiles son diagnosticadas de endometriosis.

Causas y tratamiento de la Endometriosis

Las causas que la producen es aún una cuestión desconocida, aunque existen varias teorías, entre ellas la más conocida es la de la menstruación retrógrada, de manera que las células endometriales que se desprenden con la regla viajen por las trompas de Falopio hacia la pelvis donde se implantan. Existen otras teorías como la diseminación a través de los vasos sanguíneos o linfáticos, o la transformación de células del peritoneo en células endometriales.

El tratamiento dependerá de la sintomatología, de la evolución del cuadro y del deseo o no de embarazo. Principalmente está orientado al control de los síntomas y, sobre todo, al alivio del dolor. En ocasiones, es preciso el tratamiento quirúrgico cuando los quistes endometriósicos son de gran tamaño o el dolor limita seriamente la actividad diaria.

Primera visita de fertilidad gratuita

Solicita de manera gratuita la primera visita en tu centro más cercano

Preguntas frecuentes

¿Por qué se produce la endometriosis?

Los expertos no saben por qué algunas mujeres desarrollan endometriosis. Durante cada período menstrual, la mayor parte del revestimiento del útero y la sangre se derrama a través del cuello uterino y se elimina a través de la vagina. Sin embargo, una porción de este tejido entra en la pelvis a través de las trompas de Falopio. Las mujeres que desarrollan endometriosis pueden ser sencillamente incapaces de eliminar estas células de la pelvis.

¿Cómo se diagnostica?

La endometriosis no se puede diagnosticar únicamente por los síntomas. Su médico puede sospechar que tiene endometriosis si usted tiene problemas de fertilidad, cólicos menstruales intensos, dolor durante las relaciones sexuales o dolor pélvico crónico. También se puede sospechar cuando hay un quiste ovárico persistente. Con frecuencia se encuentra endometriosis en miembros cercanos de la familia, como una madre o hermana. No obstante, recuerde que muchas mujeres con endometriosis no sienten ningún síntoma.

¿A quiénes puede afectar la endometriosis?

Puede afectar a las mujeres que han tenido hijos y puede presentarse en adolescentes y mujeres jóvenes. Algunos especialistas sostienen que es más probable encontrar endometriosis en mujeres que nunca han estado embarazadas. La endometriosis se puede encontrar en un 24% a 50% de las mujeres que experimentan infertilidad y en más de un 20% de aquellas que tienen dolor pélvico crónico.

¿La endometriosis es hereditaria?

Existe un componente genético, pero es una patología multifactorial y no se ha conseguido establecer una relación genética concreta.

¿Existe algún tratamiento para curar la endometriosis?

La endometriosis es una enfermedad crónica, lo que nos permite controlar el dolor y la evolución, pero su curación solo se consigue con la menopausia.

Tengo endometriosis de grado IV. ¿No podré quedar embarazada?

Los grados de endometriosis no se relacionan con la posibilidad de gestación. Hay grados muy leves que no consiguen embarazo en casa y viceversa.

¿Por qué la endometriosis causa infertilidad?

La presencia de tejido endometrial puede provocar alteraciones que dificulten la función de trompas de Falopio, además de incidir en la cantidad y la calidad de los óvulos, y en los procesos de fecundación e implantación de los embriones; lo que puede repercutir directamente en nuestra fertilidad.