¿En qué consiste la ICSI?

Es la técnica de fecundación in vitro más utilizada en la actualidad.

Consiste en la introducción del espermatozoide dentro del óvulo con ayuda de una microaguja, a diferencia de la fecundación clásica en la que el óvulo se deja en condiciones especiales junto a miles de espermatozoides para favorecer que uno llegue y lo fecunde.

Por su seguridad y ventajas, prácticamente ya se usa en todos los ciclos de Fecundación in Vitro.

¿Cuándo está indicada?

Está especialmente recomendada en los siguientes casos

  • Cuando existe una alteración espermática severa
  • Cuando tenemos mala calidad ovocitaria
  • Cuando tenemos óvulos valiosos o escasos
  • Cuando la mujer tiene una edad avanzada
  • Cuando existe sospecha de baja tasa de fecundación
  • En casos de FIV clásica sin fecundación
  • Cuando los espermatozoides son extraídos del testículo mediante biopsia testicular

Primera visita de fertilidad gratuita

Solicita de manera gratuita la primera visita en tu centro más cercano

Preguntas frecuentes sobre la ICSI

¿Se recomienda hacer reposo después de la estimulación ovárica?

Después de una estimulación y punción ovárica se recomienda hacer vida normal tranquila. Básicamente, la recomendación es evitar durante el primer día o día y medio la realización de actividad física muy exigente o ejercicio físico.

¿Es mejor la FIV convencional o la ICSI?

La FIV convencional es un proceso más fisiológico que la ICSI, porque el ovocito es coincubado con los espermatozoides durante un periodo largo de tiempo.

Habitualmente, un espermatozoide se unirá a la zona pelúcida y fecundará el ovocito. Sin embargo, con esta técnica puede darse el caso de que ningún espermatozoide sea capaz de llegar al interior del ovocito y fecundarlo. Por tanto, hay un mayor riesgo de un fallo total de fecundación.

Por otro lado, en la técnica de ICSI el espermatozoide es depositado en el interior del ovocito por lo que este riesgo se ve reducido.

¿A partir de cuántos intentos de ICSI normalmente se logra el embarazo?

El número de intentos de ICSI necesarios para lograr embarazo depende de cada caso en particular. Existen algunos factores influyentes como la edad, el número de ovocitos maduros obtenidos y su calidad, además de la cantidad de embriones transferibles, entre otros.

No obstante, según datos proporcionados por la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), el 80% de las pacientes consiguen embarazo después de 3 ciclos de FIV/ICSI. Tras 3 intentos, lo recomendado suele ser cambiar alguno de los gametos, recurriendo normalmente a la ovodonación.

¿Cuál es el motivo por el que no siempre se hace ICSI?

La FIV se desarrolló para tratar esterilidades relacionadas con un factor tubárico, endometriosis, esterilidad de origen desconocido o fallo de inseminación artificial, entre otras.

No obstante, esta técnica no se puede emplear en casos de esterilidad masculina moderada o severa, y presenta un mayor riesgo de un fallo de fecundación, por lo que esta técnica es menos utilizada que el ICSI en la actualidad.

¿Qué factores son imprescindibles para el éxito de la ICSI?

El éxito de la ICSI puede verse reducido por diversos factores que implican a ambos gametos. Por una parte, si la paciente es mayor de 40 años, la calidad ovocitaria puede verse afectada e influir en los resultados. Por otro lado, la fecundación tras la ICSI también puede verse disminuida en el caso de muestras espermáticas alteradas, como oligozoospermias y astenozoospermias severas o cuando se realizan biopsias testiculares.