Revisiones Ginecológicas

¿En qué consiste las revisiones ginecológicas?

La prevención es la mejor garantía de salud. Por eso, en Ginemed ponemos a tu disposición las mejores técnicas de diagnóstico y los mejores profesionales para cuidar de ti durante toda tu vida: desde ginecología infantil y adolescente hasta la menopausia.

Recomendamos que realices tus revisiones ginecológicas una vez al año, siempre que no aprecies algún cambio significativo, en ese caso, debemos adelantar la consulta.

Revisiones ginecológicas. En qué consisten

Pruebas

Citología

Técnica de diagnóstico que detecta la presencia de células cancerosas en el cuello de útero o Cáncer de cuello de útero.
La prueba se realiza en consulta durante la exploración, luego se analiza en laboratorio y en unos días obtenemos los resultados. Si todo está bien, no habrá que repetirla hasta el próximo año. Supone una herramienta de prevención temprana esencial pues permite detectar el posible tumor en procesos muy iniciales.

Ecografía

La mayoría de las ecografías se realizan vía vaginal. Con esta prueba valoraremos el estado de los ovarios y del útero para descartar patologías como quistes, pólipos, miomas, etc.
Además, mediante el recuento de folículos antrales obtendremos información muy importante sobre el estado de tu reserva ovárica y tu potencial reproductivo.

Información vacuna VPH

Esta vacuna te puede salvar la vida. El Virus del Papiloma Humano se transmite mediante relaciones sexuales y de no ser tratado puede desembocar en cáncer de cuello de útero.
Es recomendable administrarla a partir de los 14 años (antes de que empiecen las relaciones sexuales) o durante cualquier etapa en la que la mujer tenga vida sexual.

Mamografía

El cáncer de mama es el cáncer con mayor incidencia en la mujer. Para prevenirlo resulta esencial la realización anual de mamografías.
Si no existen factores de riesgo (antecedentes familiares, síntomas…) la primera mamografía suele ser a los 35 años. Si todo está bien, se retoman las mamografías una vez al año a partir de los 40 años.

Prevención de la esterilidad

De los 35 a los 40 años la fertilidad desciende en la mujer hasta un 50%. Si piensas retrasar la maternidad más allá de los 35 años, pide a tu ginecólogo un estudio sobre tu fertilidad solicitando analíticas hormonales y un recuento de folículos antrales.
Con esta información, podrás conocer el estado de tu fertilidad y tomar decisiones: no retrasando tu maternidad o preservando tu fertilidad.

Otras pruebas y tratamientos

Ecografía de mama, vacuna contra el VPH, planificación familiar (anticonceptivos hormonales, DIU, etc.), colposcopia, histeroscopia y biopsia por punción.

Pide tu cita

Solicita tu cita en tu centro más cercano.

Preguntas frecuentes sobre revisiones ginecológicas

¿A qué edad deben comenzar las revisiones ginecológicas?

La recomendación es realizar la primera consulta antes del inicio de las relaciones sexuales y tras la aparición de la menstruación, periodo que suele estar comprendido entre los 10 y los 18 años.

En el momento que se inicien las relaciones sexuales, ya se puede hacer una exploración vaginal con ecografía vaginal y toma de citología de forma anual.

¿Para qué sirve la histeroscopia?

La histeroscopia es un procedimiento diagnóstico que permite la visualización directa del canal cervical y de la cavidad uterina. Consiste en introducir una óptica por vía vaginal en el útero y un medio de distensión para separar las paredes del mismo.

Existen dos tipos de histeroscopia: la histeroscopia diagnóstica, si sólo se utiliza para ver el interior del útero; y la histeroscopia quirúrgica, si, además, se usa como método de intervención para la extirpación de pólipos endometriales, miomas submucosos o septos uterinos entre otros.

Una de las grandes ventajas de la histeroscopia es que permite la toma de biopsia dirigida para el estudio anatomopatológico de la zona más representativa de la mucosa endometrial.

¿Qué controles ginecológicos son esenciales en la mujer?

La revisión ginecológica consiste en un examen abdominal y pélvico con ecografía, un examen clínico de las mamas y una citología, mediante el cual se analizan las células del cuello del útero en el laboratorio, detectando de forma precoz posibles alteraciones.

En cuanto a la periodicidad de las pruebas, las diferentes sociedades Médico-Ginecológicas recomiendan realizar una revisión ginecológica anual que incluya:

  • Una citología cervical, recomendada cada 1-3 años, en función de la edad y los antecedentes familiares.
  • Una mamografía cada 1-2 años en mujeres entre 40 y 50 años, y cada año en mujeres de más de 50 años. En mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama se recomienda empezar las mamografías antes de los 40 años.
  • Test del Virus de Papiloma Humano (HPV), relacionado directamente con el cáncer de cuello de útero. Se recomienda realizar esta prueba ante citologías con resultados anormales y en mujeres mayores de 30 años, una vez cada cinco años.