¿Es mejor transferir embriones en fresco o vitrificados?

30 de agosto de 2023 · Paula Del Campo Peña

La transferencia embrionaria es el último y decisivo paso del tratamiento de Fecundación in vitro. La Fecundación in vitro FIV consiste en depositar en el útero materno el embrión fecundado en el laboratorio para que pueda implantar y lograr así el embarazo. La transferencia embrionaria es una etapa crucial dentro de los tratamientos de Reproducción Asistida. Son muchas las pacientes que se preguntan si la tasa de éxito de la FIV aumenta transfiriendo embriones vitrificados.

¿De qué depende la transferencia en fresco o en diferido?

El éxito de la transferencia embrionaria depende, entre otros factores, de la receptividad endometrial, período comprendido entre los días 5 y 7 post-ovulación, conocido como ventana de implantación. Por tanto, para conseguir una adecuada sincronización entre el embrión y el endometrio, debe haber una correcta programación.

No siempre la transferencia embrionaria se realiza en el mismo ciclo en que se produce la fecundación in vitro. Podemos distinguir dos tipos de transferencias embrionarias:

1.- Transferencia en fresco: los embriones son transferidos al útero materno en el mismo ciclo en el que se realiza la estimulación ovárica. La transferencia de embriones en fresco puede realizarse a los tres o cinco días después de la punción folicular.

2.- Transferencia en diferido: es aquella que se efectúa con los embriones vitrificados en un ciclo previo de fecundación in vitro. Esta transferencia de embriones congelados puede realizarse en ciclo natural o en ciclo sustituido.

Si deseas hablar de tu caso con un médico especialista en reproducción asistida, puedes solicitar tu primera consulta gratuita en Ginemed llamando al 917715333.

¿En qué casos se recomienda transferir en diferido?

La transferencia de embriones congelados está indicada cuando la transferencia en fresco suponga un riesgo para la paciente o cuando la estimulación ovárica haya podido afectar el endometrio. Las situaciones en las que la transferencia de embriones vitrificados puede considerarse la mejor opción son:

  • Pacientes con riesgo de hiperestimulación ovárica causado por una respuesta exagerada del ovario a las hormonas empleadas en los tratamientos de reproducción asistida para inducir la ovulación. Si la paciente quedase embarazada se agravarían los síntomas de la hiperestimulación ovárica.
  • Niveles elevados de progesterona el día de la programación de la punción ovárica. Está demostrado que niveles de progesterona superiores a 1 ng/mL reducen las posibilidades de implantación embrionaria. Se produce un desplazamiento de la ventana de implantación que afecta a la receptividad endometrial.
  • Pacientes con alteraciones endometriales que se presentan durante la estimulación, como la aparición de pólipos u otras alteraciones del endometrio.
  • Ciclos con diagnóstico genético preimplantacional (PGT). Los embriones son analizados para descartar alteraciones genéticas o cromosómicas. El resultado del PGT no es inmediato, por lo que los embriones tienen que ser vitrificados.

¿En qué casos se recomienda transferir los embriones en diferido?

¿Es igual el proceso de transferencia de embriones frescos y vitrificados?

El proceso de transferencia con embriones frescos y vitrificados es el mismo. Se trata de una intervención sencilla en la que el ginecólogo comienza con una ecografía para ver la posición del útero. El embriólogo deposita el embrión seleccionado en la cánula de transferencia, junto con el medio de cultivo adecuado.

La transferencia embrionaria es idéntica con embriones en fresco o vitrificados

A través del canal cervical se depositará el embrión en la cavidad endometrial. Este proceso se realiza con control ecográfico para asegurar la perfecta ubicación del embrión. La paciente puede incorporarse a su vida habitual sin realizar grandes esfuerzos. Transcurridos los 10-12 días de la betaespera, se realiza el test de gestación en sangre.

¿Tienen tasas de éxito similares?

Estudios recientes demuestran que la tasa de embarazo de la FIV con embriones congelados es similar a la que se obtiene en las transferencias en fresco. Sin embargo, la transferencia de embriones congelados presenta un menor riesgo de síndrome de hiperestimulación ovárica.

La elección de un método u otro dependerá de las circunstancias particulares de cada paciente. Para la transferencia embrionaria se valora los niveles hormonales y el grosor de endometrio.

En Ginemed recomendamos el tratamiento más adecuado para cada paciente.

Primera visita de fertilidad gratuita

Déjanos tus datos de contacto y una asesora de fertilidad se pondrá en contacto contigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *