¿Cuáles son las etapas del proceso de la Fecundación in vitro?

13 de diciembre de 2023 · Gemma Moreno Coca

La Fecundación in vitro (FIV) es una técnica de reproducción asistida que ofrece soluciones a los problemas de fertilidad de multitud de parejas. Vamos a desglosar paso a paso cómo es el proceso de la FIV:

¿En qué consiste la estimulación ovárica?

El primer paso de la FIV es realizar una estimulación de los folículos ováricos. A partir del segundo-tercer día de regla, se administra diariamente una medicación que produce el crecimiento de toda la cohorte folicular. Estos fármacos que actúan sobre el ovario se administran de forma subcutánea durante una media de unos 10 días.

Durante estos días es necesario acudir a controles a la clínica donde se va monitorizando la respuesta ovárica mediante ecografía ginecológica transvaginal y analítica hormonal. Aproximadamente a partir del día 5-6 de estimulación, se añade además otra medicación subcutánea que evita la ovulación prematura. Una vez el ginecólogo especialista en fertilidad considera que los folículos están preparados, se administra la última medicación, que sabemos que provoca la ovulación aproximadamente a las 36 horas de su administración.

Recuperación de ovocitos o punción folicular

A las 34 horas de la administración de la medicación que produce la ovulación, se realiza la recuperación de ovocitos mediante punción ovárica. Para ello, en quirófano y con sedación, el ginecólogo obtiene los ovocitos contenidos en el interior de los folículos. Esta técnica se realiza mediante una ecografia transvaginal que lleva una guía acoplada.

¿En qué consiste la punción folicular?

A través de esta guía se introduce una aguja que atraviesa las paredes de la vagina y se introduce dentro de los folículos ováricos para aspirar su contenido (líquido folicular). Este líquido se traslada inmediatamente al laboratorio, donde el biólogo evalúa la presencia de ovocitos maduros, que son los que tienen capacidad de ser fecundados por los espermatozoides.

Preparación del semen

Paralelamente al momento de la punción ovárica, el hombre entrega una muestra de semen al laboratorio, que se procesa para obtener los mejores espermatozoides mediante un microscopio de aumento.

Se seleccionan aquellos espermatozoides con mejor morfología y movilidad. En casos que la muestra seminal tenga alteraciones, hay otras técnicas más complejas que pueden servir para filtrar a los espermatozoides.

Fecundación de los ovocitos

Una vez preparado el semen, el biólogo selecciona los ovocitos maduros obtenidos en la punción ovárica y procede a la fecundación en el laboratorio. Habitualmente ésta se realiza mediante la técnica ICSI, que consiste en la microinyección de un espermatozoide en el interior del óvulo.

La otra técnica que se puede utilizar es la fecundación convencional, que consiste en aproximar unos 20.000-30.000 espermatozoides a cada ovocito y dejar que compitan para que el mejor de ellos fecunde el ovocito.

Cultivo embrionario en el laboratorio

Al día siguiente de la fecundación podemos saber cuántos ovocitos han sido fecundados y se han convertido en embriones. Estos embriones se van a dejar en cultivo para valorar su evolución hasta día 5-6 de desarrollo, momento en el que el embrión adquiere el estadio de blastocisto. El blastocisto es un embrión con elevada capacidad de implantación y por tanto el idóneo para transferir.

Puedes solicitar tu primera consulta gratuita con un médico especialista de Ginemed llamando al 917715333.

Preparación del endometrio y transferencia

En los casos de transferencia de embriones en fresco, el impulso hormonal producido por la medicación administrada para la estimulación ovárica realiza paralelamente una estimulación del endometrio. Una vez realizada la punción se inicia un tratamiento con progesterona por vía vaginal y al 5º día de desarrollo embrionario (contando como día 0 el día de la extracción de los óvulos) se realiza la transferencia de 1 blastocisto.

Medicación para la receptora: preparación endometrial

En casos que haya más de 1 blastocisto o que por algún motivo la transferencia embrionaria no pueda realizarse en fresco (mala calidad del endometrio, riesgo de hiperestimulación ovárica...) se vitrificarán los blastocistos obtenidos en el ciclo de fecundación in vitro. De forma diferida se realizará una preparación endometrial, que puede hacerse con medicación con estrógenos y progesterona, o bien en ciclo natural, monitorizando el ciclo ovárico de la mujer. A día +5 de administración exógena de progesterona o a los 5 días de la ovulación se realizará la transferencia.

La transferencia embrionaria se realiza sin anestesia en un procedimiento sencillo que consiste en introducir una guía mediante control ecográfico a través del cérvix hasta el interior del útero. Cuando se comprueba que la guía está en el tercio superior de la cavidad uterina el biólogo se aproxima con una cánula con el blastocisto en su interior y se deposita a nivel del endometrio.

Prueba de embarazo tras la FIV

El momento para hacer la prueba de embarazo en sangre en entre los 10 y los 14 días post-transferencia. A este periodo que transcurre entre la transferencia embrionaria y la prueba de embarazo se le conoce como betaespera. Transcurrido este tiempo, se realiza el análisis de hormona Beta HCG en sangre para comprobar si ha habido gestación.

En Ginemed llevamos más de 30 años ayudando a cumplir el sueño de miles de familias de tener hijos.

Primera visita de fertilidad gratuita

Déjanos tus datos de contacto y una asesora de fertilidad se pondrá en contacto contigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *