La sexualidad en la menopausia.

18 de septiembre de 2014
·
Pedro Villegas Suárez

El Dr. Goldstein I,  comentaba en  2010  sobre la atrofia vaginal lo siguiente, "influye negativamente en la actividad sexual: La disminución de la líbido y falta de lubrificación, van a producir dispareunia que, de no solucionarse, puede llegar a provocar vaginismo secundario. La relación sexual deja de ser satisfactoria, consecuencia de ello es la disminución del deseo y de la actividad sexual, que conllevarán problemas de pareja y pérdida de autoestima".

Como Sexólogo clínico y con muchos casos vistos en consulta,  puedo decir que el Dr. Goldstein tenía el concepto, absolutamente extendido tanto entre hombres como entre mujeres, de que la “actividad sexual” es solo y exclusivamente el coito o la penetración. Treinta siglos de machismo y oscurantismo han dejado este concepto atado y bien atado.

La sexualidad, sin embargo,  es una extensión cultural del proceso cognitivo del ser humano.  También algunas especies de animales han desarrollado la repetición de la cópula fuera del período fértil de la hembra, pero la humana es mucho más cultural, siempre pongo el símil de como la gastronomía es una extensión de la conducta alimentaria.

Claro que hay atrofia vaginal en la menopausia, en sí mismo este proceso es el fin de una época reproductiva. Igual que con la edad perdemos masa muscular y los levantamientos de pesas los dejamos para unos pocos -algo obsesionados con seguir siendo jóvenes- pero que el resto de los mortales simplemente dejamos de considerar como una posibilidad real en nuestras vidas y nadie se preocupa por tratar tal “patología” y tampoco nadie dice que derivado de ello se van a producir pérdidas de la autoestima, vida insatisfactoria y que como consecuencia se va a producir también una pérdida del deseo de seguir disfrutando de los otros placeres de la vida.

Rose Mari Basson en el 2005 aportó a la Sexología uno de los mayores adelantos en cuanto a la respuesta sexual femenina.

Nos demostró que tiene una importancia contextual, es decir, el deseo femenino depende en gran medida del contexto en el que se desarrolle. El hombre tiene un único deseo llamado finalista, pues el único deseo, sea el contexto que sea, e independientemente de cómo y con quién se encuentre, es la eyaculación.

Ese contexto, que Basson identificaba como Motivaciones, es lo que sí acaba en más de una ocasión con el deseo de alguna mujeres que pasan por la menopausia.

Muchas otras no sufren el menor menoscabo de esto pues su propia personalidad, sus creencias sociales y morales; y sus parejas, le permiten seguir encontrando en el sexo una buena práctica satisfactoria aunque eso sí, con alguna molestia vaginal, pero que si han aprendido a lo largo de su existencia se han ido adaptando y cada vez practican menos, cambiando esta conducta por otras mucho más satisfactorias.

Aquellas mujeres que al llegar a la menopausia ven sus cuerpos cambiar -que no estropearse, lo de “perder belleza” es un subproducto del marketing- sí que se sienten mal por percibirla como pérdida, que como sostengo no es tal.

Si a eso le añadimos que a esas alturas de la existencia sus parejas dejan -habitualmente, que no siempre- de motivarlas y si para colmo de males seguimos diciendo, los profesionales y la población general, que no se puede seguir manteniendo actividad sexual, está claro que habremos, entre todo patologizado un proceso natural.

En resumen, la actividad sexual satisfactoria para la mujer va desde unas palabras afectuosas en un bonito o agradable contexto, hasta ese supercoito que todos hemos soñado alguna vez, pero su realidad y adaptabilidad las hace ir necesitando que la sexualidad se mejore y amplíe a nuevas conductas que no impliquen siempre la penetración.

De hecho, numerosas investigaciones han demostrado que aproximadamente el 85% de las mujeres jamás tienen orgasmos con la penetración, en cambio el 100% si los tiene con el estímulo del clítoris exclusivamente. Además también está investigado y demostrado que ellas no necesitan del orgasmo para quedar completamente satisfechas. Por ello, os invito a pensar ¿Qué hacemos convirtiendo la penetración en la única actividad sexual?

Y por supuesto en la menopausia, pasado el momento reproductivo, lo que nos queda es disfrutar de lo que nuestra naturaleza orgánica y psicológica nos permita, sin convertir esos cambios en un trastorno. Una cosa son las posibles enfermedades que aparezcan a esas edades y otra muy distinta que todos los cambios necesiten de tratamientos.

En Sexología ante estas situaciones, la mayoría de las veces, solo trabajamos el reencuentro de la pareja, mejorando en muchos casos las habilidades sexuales jamás practicadas o abandonadas durante una vida de convivencia.

También la mejora de la comunicación y el hecho de que se den permisos para apreciar su evolución como algo deseable y precioso.

Y recuerden: ¡No hay límites de edad para disfrutar de las distintas actividades sexuales!

Primera visita de fertilidad gratuita

Solicita de manera gratuita la primera visita en tu centro más cercano

Comentarios (6)

  1. Avatar de bonita
    bonita
    17 de mayo de 2017 18:23

    mi pregunta seria porque in hombre se le cae el asunto cuando estasa medios chiles sera que la persona no le agrada o porque tiene a alguien mas o porque estoy hablando de una persona de 50 anos con lamisma pareja y que antes nunca habia pasado o no entiendo

  2. Avatar de Lucrecia
    Lucrecia
    22 de septiembre de 2014 16:58

    Un@ va yendo a salto de mata por la vida: con tu pareja, o con distintas parejas, aprendiendo, equivocándose, volviendo a aprender,…
    Y cuando te vas haciendo mayor, los hombres son maduritos interesantes y las mujeres simplemente mayores. Ya no te sientes linda, y encima te cambia el cuerpo, no solo por fuera sino por dentro.
    Habría que educarnos en estos temas. A todos, a hombres y mujeres.

  3. Avatar de María
    María
    22 de septiembre de 2014 15:52

    Sí, muy interesante. Está bien saber que podemos esperar nosotras. Ahora hace falta que sean ellos los que tengan claro cómo evolucionamos nosotras, y que como bien dice el doctor la penetración no es la única actividad sexual posible.

  4. Avatar de Sonia
    Sonia
    22 de septiembre de 2014 14:37

    Interesante artículo doctor! Esto da una idea de qué esperar del futuro, del futuro de nuestra sexualidad como mujeres.
    Gracias

  5. Avatar de arantxa
    arantxa
    18 de septiembre de 2014 16:49

    Muchas gracias por este articulo¡¡ es realmente esclarecedor y desmitificador¡¡

AÑADIR COMENTARIO