La Universidad Autónoma de Madrid, Ginemed y Androfert demuestran la fiabilidad de evaluar el daño del ADN espermático con la técnica SCD

21 de enero de 2022

El artículo ha contado con la participación de más de 200 pacientes y ha sido publicado en una de las principales revistas científicas de medicina reproductiva “Fertility & Sterility”.

La técnica SCD es utilizada en la práctica clínica (Halosperm ®) para medir la fragmentación del ADN espermático, que es un marcador de daño de la cromatina, el material del que están compuestos los cromosomas.

Este daño se produce durante el proceso de formación de los espermatozoides, su tránsito por las vías seminales -principalmente en el epidídimo- y, en ocasiones, post eyaculación por el manejo indebido de las muestras en el laboratorio. Otro tipo de factores tales como varicocele, estilo de vida, exposición a tóxicos, edad, infecciones, etc. pueden condicionar la calidad del eyaculado en términos de calidad del ADN.

En este sentido, la presencia de niveles elevados de fragmentación del ADN espermático puede provocar efectos adversos en la fertilidad natural, el desarrollo embrionario y la implantación, además de aumentar el riesgo de aborto espontáneo y de la salud de la descendencia.

La investigación, que en Ginemed ha estado encabezada por Mercedes González, responsable del Área de Andrología del grupo, es la primera que examina la fiabilidad de la técnica SCD para evaluar la fragmentación del ADN espermático en hombres con infertilidad.

El estudio ha contado con la participación de 219 pacientes, de los cuales se analizaron 2 eyaculados de cada uno de ellos en un intervalo de 3 meses. Según los valores de fragmentación del ADN espermático, fueron clasificados del siguiente modo:

  • Normal: ≤ 20%
  • Intermedio: 21-29%
  • Alto: ≥ 30%

En el caso de los sujetos con valores normales o altos, el grado de concordancia entre las dos muestras fue del 80% (3 de cada 4), mientras que en aquellos que presentaban valores intermedios fue del 60% (4 de cada 10).

Por otro lado, el número de pacientes que en la segunda prueba pasaron de intermedio a normal, fue similar al de aquellos que pasaron de intermedio a alto. Sin embargo, en ningún caso en la segunda prueba se sobrepasaron 2 niveles, es decir, ni de normal a alto ni viceversa.

Pacientes con valores intermedios y altos de fragmentación del ADN espermático reflejan un factor paterno que contribuye a la infertilidad, aunque con distinta magnitud, por lo que, en la mayoría de los casos, es posible que repetir la prueba no suponga un cambio en el manejo clínico del paciente.

Sin embargo, repetir la prueba podría estar indicada en pacientes con valores intermedios, que sean susceptibles de mejorar con terapias apropiadas tales como intervención de varicocele, tratamiento hormonal o uso de espermatozoides testiculares.

Primera visita de fertilidad gratuita

Solicita de manera gratuita la primera visita en tu centro más cercano

No hay comentarios

AÑADIR COMENTARIO