¿Qué es la enfermedad inflamatoria pélvica (EPI)?

20 de abril de 2021
·
Inmaculada Suero Vargas

La EPI puede provocar infertilidad por alteraciones tubáricas y aumentar las posibilidades de embarazo ectópico.

Todas hemos oído hablar alguna vez de la enfermedad pélvica inflamatoria (EPI) y de su relación con las enfermedades de transmisión sexual (ETS) u otras infecciones, pero ¿sabemos cómo se origina, cuáles son sus síntomas y cómo puede afectar a nuestra salud? A continuación, resolveremos estas y otras dudas frecuentes.

¿En qué consiste la enfermedad inflamatoria pélvica?

Se entiende por enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) la inflamación e infección del tracto genital superior en la mujer. Esta patología afecta a las trompas de Falopio, ovarios y estructuras adyacentes. Además, la EIP comprende una variedad de trastornos inflamatorios tales como endometritis, salpingitis, abscesos tubo-ováricos y pelviperitonitis.

Útero, trompas de Falopio y ovario inflamedos

El enfoque preventivo de la EIP y sus secuelas puede realizarse en tres niveles:

  • Prevención primaria: incluye evitar la exposición a enfermedades sexualmente transmitidas o la adquisición de infección después de exposición.
  • Prevención secundaria: una vez adquirida la enfermedad de transmisión sexual, se enfoca hacia la detección de la infección, tratamiento adecuado de la paciente y de su compañero sexual.
  • Prevención terciaria: orientada a prevenir las secuelas de la infección del tracto genital superior (disfunción tubárica u obstrucción).

En España, la prevalencia de la forma más severa de EIP se estima en 3.000 casos anuales.

Tipos de EIP

Según la zona afectada, la Enfermedad Pélvica Inflamatoria puede manifestarse a través de las siguientes patologías:

  • Endometritis. Se manifiesta como una inflamación o irritación del endometrio. Los agentes que pueden desencadenar esta patología son la clamidia, la gonorrea, la tuberculosis o una combinación de bacterias vaginales normales.
  • Miometritis. Es una infección de la musculatura uterina que suele ser secundaria a la endometritis.
  • Ooforitis. Es el proceso por el cual se produce la inflamación de uno o ambos ovarios, habitualmente por la presencia de una infección bacteriana, aunque no es el único desencadenante.
  • Parametritis. Se produce por la inflamación del parametrio (estructuras que unen el útero a la pelvis). Se manifiesta tras partos, abortos complicados, operaciones ginecológicas o enfermedades del útero.
  • Salpingitis. Consiste en la inflamación de las Trompas de Falopio, lo que aumenta las posibilidades de embarazo ectópico e, incluso, provocar infertilidad por alteraciones tubáricas.

En líneas generales, podemos afirmar que la enfermedad inflamatoria pélvica hace referencia a diversos procesos inflamatorios e infecciosos que se producen en el tracto genital superior femenino.

Posibles causas de las EIP

La EIP suele estar provocada por la presencia de bacterias en las regiones superiores del tracto genital femenino. Los factores de riesgo implicados en la Enfermedad Pélvica Inflamatoria son:

  • Tener menos de 25 años.
  • Mantener relaciones sexuales con diferentes parejas.
  • Presencia de enfermedad de transmisión sexual (ETS).
  • No utilizar métodos de barrera.
  • Presentar una historia o antecedentes previos de EIP.
  • Inserción de dispositivos intrauterinos (DIU)
  • Realización de biopsia endometrial

Posibles causas de la enfermedad inflamatoria pélvica

En este sentido, es importante tener en cuenta que la EIP es una patología que puede llegar a ser crónica si no se establece un tratamiento adecuado.

Síntomas y diagnóstico de la EIP

En muchas ocasiones, las EIP pueden pasar desapercibidas, al no presentar ningún signo o síntoma. Sin embargo, cuando estos aparecen, pueden ser leves o más graves:

  • Dolor en la zona inferior del abdomen (este es el síntoma más común).
  • Cambios en la flora vaginal (color, consistencia u olor desagradable).
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Alteraciones urinarias.
  • Períodos menstruales irregulares.
  • Fiebre.
  • Náuseas o vómitos.

Enfermedad inflamatoria pélvica: salpinguitis

Para el diagnóstico de la EPI, habitualmente los especialistas realizarán un examen físico para detectar signos que evidencien la presencia de EIP y pruebas para la detección de ITS. Las pruebas más habituales son: Exploración de la pelvis, Ecografía de la pelvis, Hemograma, Cultivo celular y Biopsia endometrial.

Tratamiento y posibilidad de embarazo

El mejor tratamiento de la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) es la prevención. Existen publicaciones científicas que han comprobado la utilidad de la detección temprana de la infección por Chlamydia mediante la realización de test para el despistaje de la infección y tratamiento.

Para ello se han utilizado estudios amplificados de DNA en muestras obtenidas del cérvix, se han logrado realizar diagnósticos y tratamientos tempranos y de esta forma reducir de manera importante la incidencia de EIP. Estas evidencias sugieren que esta posibilidad de diagnóstico temprano y masivo de la infección por Chlamydia pudiera prevenir la mayoría de los casos actuales de EIP.

Sin embargo, los test para diagnóstico de Chlamydia son costosos y poco accesibles para su uso masivo, por lo que debemos buscar vías alternativas para el desarrollo del trabajo preventivo, basadas en la educación e información a la población sobre las ETS en general y cómo evitarlas, así como las conductas sexuales de riesgo y promover estilos de vida saludables y el uso sistemático del preservativo entre las y los adolescentes y jóvenes.

Por su parte, las posibilidades lograr un embarazo disminuyen si ya se ha tenido EIP en más de una ocasión, ya que las bacterias pueden provocar inflamación y cicatrices en el tejido que conforma las trompas de Falopio. Esto puede afectar directamente al proceso natural de fecundación e implantación endometrial, además de aumentar las probabilidades de embarazo ectópico. En estos casos, la recomendación sería recurrir a las técnicas de Reproducción Asistida para lograr un embarazo.

Tratamientos de reproducción asistida para la enfermedad inflamatoria pélvica

Por todo ello, resulta imprescindible formar e informar a la sociedad sobre la importancia de la prevención como el mejor tratamiento de la Enfermedad Pélvica Inflamatoria, haciendo especial hincapié en la adolescencia y la juventud; y así tomar consciencia de que la EIP puede prevenirse mediante algo tan sencillo como el uso de métodos de barrera durante las relaciones sexuales.

Primera visita de fertilidad gratuita

Solicita de manera gratuita la primera visita en tu centro más cercano

No hay comentarios

AÑADIR COMENTARIO