La importancia de controlar el tiroides durante el embarazo

24 de octubre de 2022
·
Arantxa Pérez Garrido

La hormona tiroidea es esencial en la capacidad reproductiva de la mujer. Unos niveles de hormona tiroidea anómalos pueden originar alteraciones en los ciclos menstruales, en la implantación embrionaria y en el mantenimiento de la gestación.

¿Qué es el tiroides?

La glándula tiroidea es una glándula situada en el cuello que se encarga de regular el metabolismo a través de la secreción de la hormona tiroidea. Esta hormona es esencial para la función reproductora femenina, de modo que sus alteraciones pueden originar anomalías en los ciclos menstruales, en la implantación y en el mantenimiento de la gestación del embarazo.

¿Qué es el tiroides?

Tiroides y fertilidad

Las alteraciones tiroideas son más frecuentes en mujeres en edad reproductiva, entre los 25 y los 45 años. Con el fin de mantener el correcto funcionamiento de los ovarios, las hormonas tiroideas interactúan con los estrógenos y la progesterona, principales hormonas femeninas. Cuando existe un defecto en la función tiroidea (hipotiroidismo), o un exceso (hipertiroidismo), pueden surgir irregularidades menstruales y problemas en la consecución del embarazo.

La patología tiroidea más frecuente es el hipotiroidismo. Entre sus síntomas destacan la taquicardia, pérdida de peso, ansiedad, temblores, intolerancia al calor y fatiga. En relación a la fertilidad, el hipotiroidismo puede causar alteraciones en la menstruación e incluso amenorrea.

Tiroides y fertilidad

La causa más frecuente de hipotiroidismo es una tiroiditis autoinmune que genera anticuerpos contra la glándula tiroidea. La concentración sanguínea de hormona estimulante del tiroides es el mejor indicador del funcionamiento de la glándula tiroidea. Puesto que esta hormona estimula a la glándula tiroidea, las concentraciones de TSH en la sangre son elevadas cuando la glándula es hipoactiva. En la práctica clínica se realiza un cribado con niveles de TSH a todas las mujeres embarazadas o que van a ser sometidas a tratamientos de fertilidad, ya que es una prueba sencilla y accesible.

Niveles de TSH por debajo de 2.5 se consideran normales, mientras que valores por encima de 4 hacen necesaria la suplementación con hormonas tiroideas. El defecto de hormonas tiroidea se suple con la administración exógena de levotiroxina (Eutirox) en dosis creciente hasta lograr un correcto funcionamiento.

Hipotiroidismo y embarazo

Problemas del tiroides y embarazo

El hipotiroidismo puede presentarse antes o después del embarazo. En las mujeres embarazadas, el hipotiroidismo puede causar aborto espontáneo con una probabilidad 4 veces superior a lo normal. Sin tratamiento, existe más riesgo de desarrollar hipertensión y tener un parto prematuro.

Cuando una mujer hipotiroidea se quede embarazada, ya sea de forma natural o mediante reproducción asistida, será necesario que acuda al médico tan pronto como conozca que se está embarazada. El especialista, dependiendo de los resultados de las analíticas realizadas, ajustará la dosis de medicación para que el embarazo tenga todas las posibilidades de éxito y no corra peligro.

Primera visita de fertilidad gratuita

Solicita de manera gratuita la primera visita en tu centro más cercano

Comentarios (2)

  1. Avatar de Carmen
    Carmen
    15 de mayo de 2013 11:55

    Menos mal que hay un montón de profesionales que cuidan de nosotras y nuestros bebés, porque hay un montón de cosas que ni se me hubiese ocurrido que existían. Gracias por cuidarnos!!

  2. Avatar de Antonio
    Antonio
    15 de mayo de 2013 11:07

    Enhorabuena por el abordaje de el muchas veces olvidado TIROIDES y su especial trascendencia en nuestro estado de salud y muy especialmente para el feto, en caso de embarazo.

AÑADIR COMENTARIO