La infertilidad por factor masculino afecta al 40% de los casos

17 de noviembre de 2022
  • Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre el 30% y el 50% de los varones que se encuentran en edad fértil tienen un semen de baja calidad2
  • La cultura popular por lo general ha vinculado los problemas de fertilidad a la salud de la mujer, dejando de lado las dificultades que encuentran los hombres a la hora de ser padres

La infertilidad masculina ha sido siempre la gran desconocida

Las alteraciones de la fertilidad se han constituido como uno de los principales problemas de salud reproductiva. La ONU alerta de una crisis mundial de fertilidad, ya que entre 2020 y 2021, se ha registrado el nivel de fecundidad y crecimiento más bajo de los últimos 70 años.3 Sin embargo, cuando se habla de las dificultades que encuentran las parejas a la hora de tener hijos, suelen relacionarse con el factor femenino, dejando de lado los problemas que encuentran los hombres a la hora de ser padres.

La infertilidad masculina ha sido siempre la gran desconocida, un tema tabú, debido a que se asociaba erróneamente a cuestiones de virilidad y a la capacidad de eyacular, nunca con problemas de salud reproductiva”, afirma el Dr. Pascual Sánchez, cofundador y director médico de Ginemed. Según los estándares marcados por la OMS, entre el 30 y 50% de los hombres en edad fértil tiene un semen de baja calidad2. Sin embargo, “muchos hombres que descubrían que tenían dificultades reproductivas preferían renunciar al sueño de ser padres antes que abordar el problema y buscar soluciones”, continúa el Dr. Pascual. Este prejuicio ha ido desapareciendo a lo largo de los años, gracias a su desestigmatización y a las innovadoras técnicas de diagnóstico y tratamiento que tenemos en la actualidad.

Se denomina infertilidad por factor masculino a aquellos casos en los que los espermatozoides son responsables, parcial o totalmente, del problema, y las causas pueden ser genéticas o adquiridas a lo largo de la vida. Según la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), la infertilidad del varón corresponde a un 40% de los casos de parejas con problemas de fecundación1, “por ello es importante poner el foco en el estudio de las causas de infertilidad masculina a la hora de abordar los problemas reproductivos, y no sólo en la mujer”, añade el Dr. Sánchez de Ginemed.

Alteraciones en el esperma, principal causa de infertilidad masculina

Aparte de los problemas mecánicos para lograr una eyaculación, las causas de infertilidad masculina están directamente relacionadas con las características del semen y los espermatozoides que contiene.  En este sentido, el Dr. Pascual nos explica las alteraciones del esperma que sufren los hombres y que pueden deberse a diferentes motivos:

  • Azoospermia, que se caracteriza por la ausencia total de espermatozoides en el eyaculado. “En Ginemed, tras estudiar el caso, y recurriendo, si se precisa, a biopsias testiculares, más del 50% de los casos de azoospermia consiguen tener hijos con sus propios espermatozoides”, afirma el experto de Ginemed.
  • Hipospermia, alteración que se da cuando las eyaculaciones son de escaso volumen, situándose por debajo de 1,5 mL.
  • Oligozoospermia, que afecta a los hombres con una baja producción de espermatozoides (menos a 15 millones/mL4).
  • Terazoospermia, cuando la gran mayoría de los espermatozoides presentan una anomalía morfológica que afecta a su capacidad para entrar en el óvulo y, por tanto, disminuye su capacidad reproductiva.
  • Astenozoospermia, también muy común, y que sucede cuandoexiste una movilidad reducida de los espermatozoides que dificulta su llegada al aparato reproductor femenino.

Técnicas de diagnóstico y tratamiento para las anomalías del esperma

Gracias a la normalización de los problemas de fertilidad masculina y a la labor de las clínicas de reproducción asistida, es posible detectar las anomalías del esperma y valorar el factor masculino para dar con el mejor tratamiento.

Las principales pruebas y estudios que se realizan en los hombres son las siguientes:

  • El cariotipo se realiza en sangre periférica y tiene como misión comprobar la dotación cromosómica de las células del cuerpo.
  • El seminograma es la prueba clave en el estudio de la fertilidad del varón. Consiste en un análisis de las características del semen y ofrece una información bastante precisa de cómo es la fertilidad natural del individuo.
  • Otra prueba realizada en el eyaculado es el Test de fragmentación del ADN espermático, que informa de posibles daños en el ADN del espermatozoide que no pueden observarse en el seminograma normal.
  • Los cultivos de semen también se realizan de forma frecuente y nos informan sobre posibles infecciones; o las ecografías, que nos pueden estar mostrando lesiones o alteraciones, como son los varicoceles, y que pueden estar dañando la fertilidad.

Cuando hay alteraciones también puede ser necesario realizar análisis de sangre para valorar desajustes o enfermedades hormonales o endocrinológicas, ya que las hormonas regulan la actividad del testículo, por lo que sus alteraciones pueden ocasionar problemas de fertilidad.

Para la obtención del semen normalmente utilizamos el eyaculado, que en Ginemed se realiza por un sistema de recogida en dos fracciones, utilizando los espermatozoides de la primera fracción para fertilizar los óvulos.

 “Es un buen método para mejorar la selección de los espermatozoides que se utiliza para fecundar los óvulos, y esto se debe a que en la primera fracción de eyaculado se encuentran aquellos espermatozoides con mejores características para fecundar el óvulo, concluye Mercedes González, embrióloga responsable de Andrología de Ginemed Sevilla.

Otro sistema de obtención del semen es la biopsia testicular, a la que hay que recurrir en algunos casos de azoospermia o cuando el trayecto de salida produce daños importantes en la calidad espermática.

Primera visita de fertilidad gratuita

Solicita de manera gratuita la primera visita en tu centro más cercano

No hay comentarios

AÑADIR COMENTARIO